La impresion 3D y la cadena de suministro.

La impresión en 3D transformará determinadas fases de la fabricación así como la naturaleza de fábricas y cadenas de suministro. A pesar de estar dando aún sus primeros pasos, la impresión 3D cuenta con potencial a largo plazo para provocar lo que algunos analistas han denominado una «nueva revolución industrial». 

Así se desprende del nuevo estudio de Jones Lang LaSalle que pone de manifiesto que los cambios en la industria manufacturera generarán más dificultades y retos para las empresas de este sector aunque también supondrán más oportunidades para los promotores e inversores inmobiliarios.

Respecto a la impresión 3D señala que la capacidad para imprimir objetos siempre que sea necesario podría transformar radicalmente el proceso de fabricación así como los tipos de instalaciones que las empresas precisan. En lugar de la producción en masa, la impresión 3D hace hincapié en la personalización; en vez de deslocalizar, es probable que la impresión 3D fomente un aumento de la producción local, más cercana al mercado.

La impresión 3D cambiará la naturaleza de las fábricas en determinadas industrias. En lugar de grandes fábricas a medida, contribuirá a una mayor demanda de edificios estándar medianos y pequeños que, muy probablemente, las empresas arrendarán en lugar de tenerlos en propiedad.

 Cambios en la deslocalización

Según este estudio, aunque la deslocalización ha supuesto una tendencia significativa, muchas clases de producción se caracterizan por un enfoque eminentemente local o regional, son por definición menos móviles y cuentan con razones de peso para quedarse en economías con costes más elevados.

Además, durante los últimos dos o tres años, hemos observado indicios de ralentización en la deslocalización e incluso algunas pruebas de reversión de esta iniciativa a cargo de las empresas, especialmente en EE. UU., aunque también en Europa.

Esto pone de manifiesto un mejor entendimiento de los «costes ocultos» (más amplios) asociados a la producción en el extranjero, entre los que se encuentra la ampliación de los plazos de entrega para cumplir con la demanda de los clientes y la exposición a los riesgos de la cadena de suministro.

Los promotores e inversores, cuya búsqueda de inmuebles industriales ha sido fundamentalmente con fines logísticos, también deberían tener en cuenta las oportunidades derivadas de la producción, especialmente en emplazamientos con una marcada concentración de agrupaciones manufactureras.

Evolución del proceso de fabricación

La evolución del proceso de fabricación está modificando el panorama de la producción en Europa. A este respecto, el estudio destaca lo siguiente:

• Cuatro de las mayores economías manufactureras del mundo son europeas: Alemania, Italia, Francia y el Reino Unido;
• Europa atrae un porcentaje importante de la inversión extranjera directa en el sector manufacturero: un 25 % del total a escala mundial durante los últimos 10 años;
• En los 27 Estados miembros de la UE, se prevé que el valor añadido bruto de la fabricación se incremente en términos reales en un 15 % entre 2011 y 2021, según fuentes independientes.
• Europa cuenta con una base muy diversa de industrias manufactureras tremendamente competitivas (a menudo concentradas geográficamente en agrupaciones), que genera una fuerte demanda de inmuebles.
• Las economías de Europa central y del Este seguirán proporcionando emplazamientos de producción atractivos para atender a los mercados europeos, puesto que combinan unos costes relativamente bajos con una mano de obra bien preparada y acceso a los mercados.
• Rusia, el principal destino europeo de FDI en la última década, podría atraer más industria con vistas a atender a sus mercados de consumo así como a antiguos estados soviéticos y a países de Oriente Medio.
• Turquía atraerá más actividad manufacturera gracias a sus costes reducidos, a un mercado interno en expansión y a su proximidad a mercados europeos más ricos.