La puntualidad de las navieras ha mejorado apenas un 0,2% en el tercer trimestre de 2017, lo que sitúa el porcentaje de impuntualidad en un 74,7%, que las mantiene alejadas de lo que podría considerarse una actividad eficiente, según un informe elaborado por la consultora SeaIntel que recoge iContainers.

Mejorar la puntualidad de las operaciones elevaría la calidad de los servicios de transporte a un nivel nuevo para los cargadores, pero para ello, sería necesario que los operadores se adaptaran a las tecnologías emergentes, con la consecuente mejora de la transparencia y el cumplimiento de sus tiempos de tránsito. 

Desde el transitario on-line explican que la fiabilidad en el cumplimiento de la programación resulta esencial para las empresas que utilizan los servicios de transporte marítimo, dado que la impuntualidad de las navieras supone costes adicionales significativos para los clientes y para los propios transportistas, algo que termina dañando su competitividad.

El problema principal reside en los elevados precios que supone la transformación digital, lo que hace que muchas empresas sean reacias al cambio, pero con el tiempo cambiarán su percepción al ver que pueden quedarse atrás en el mercado.

Las nuevas alianzas 

Algunos expertos también han subrayado que la puesta en marcha de los servicios de las nuevas alianzas en el mes de abril de 2017 ha influido en la lenta recuperación de la puntualidad, debido tanto a la magnitud de los servicios como al tamaño de las navieras, que ha aumentado drásticamente desde 2015 por el proceso de fusiones y adquisiciones.

Otra de las razones que apunta iContainers es la incidencia en las operaciones de la temporada de huracanes en el Atlántico, dado que los buques han tenido que variar sus rutas y puertos de destino, además de producirse una congestión en la gestión y expedición de los contenedores, ralentizando el proceso de carga.