Pese al alcanzar un registro récord de 11.000 millones de toneladas movidas por mar, el transporte marítimo internacional presenta un crecimiento en 2018 de un 2,7%, según el último informe sobre transporte marítimo de la UNCTAD, dato que se queda por debajo del alcanzado un año antes y que refleja claramente el impacto de las tensiones proteccionistas y de la incertidumbre económica sobre el sector.

En idéntico sentido, el organismo internacional prevé un crecimiento del movimiento de mercancías por vía marítima de un 2,6% para este ejercicio, aunque con una buena tasa media de crecimiento de un 3,4% para el período que va desde este 2019 y hasta 2024, pese a la persistencia de una situación poco clara.

Así mismo, con mayor detalle, el trabajo estima que el tráfico mundial de contenedores alcanzó el año pasado los 793,26 millones de TEUs, un 4,7% más que en 2017, aunque con una tasa de crecimiento dos puntos porcentuales menor que la de un año antes.

De ese movimiento total de contenedores por mar en todo el planeta, un 62% corresponde a puertos asiáticos y un 16% a enclaves europeos.

Entre los principales condicionantes que pueden lastrar la evolución del transporte marítimo internacional, la UNCTAD apunta a factores medioambientales relacionados con las limitaciones IMO2020, a las tensiones comerciales entre China y los Estados Unidos, a conflictos geoestratégicos, especialmente en el Estrecho de Ormuz, y a un incremento de la globalización