La Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), organismo de las Naciones Unidas, trabaja conjuntamente con gobiernos estatales, la industria aérea y la sociedad civil para desarrollar una medida mundial que mejore la eficiencia del combustible y estabilice las emisiones de CO2 para 2020.

Durante la Cumbre del Clima de las Naciones para la colaboración contra del cambio climático, la OACI y la industria de la aviación representada por el Grupo de Acción del Transporte Aéreo (ATAG) han anunciado dicho compromiso de colaboración

La alianza entre ambos organismos supone un paso más en los trabajos ya emprendidos en todo el sector del transporte aéreo para reducir las emisiones en la industria a nivel global, que representan cerca del 2% del total. Del mismo modo, la unión pretende fomentar el crecimiento sostenible en todas las áreas de la industria comercial, con el fin de que todas las partes del mundo son capaces de beneficiarse de las ventajas de conectividad.

Desarrollo de combustibles alternativos 

Del mismo modo, los organismos apoyarán el desarrollo de combustibles alternativos sostenibles para la aviación, continuarán el despliegue de nuevas tecnologías en aviones y mejoras operativas, y acelerarán la transformación de la gestión del tráfico aéreo.

Desde ATAG ven posible abordar el impacto climático sin que la aviación deje de ofrecer «beneficios al mundo» como el apoyo a las economías, el fomento del turismo y el intercambio cultural global.

La industria reafirma así el objetivo de reducir las emisiones del transporte aéreo a la mitad en el año 2050, con respecto a las cifras registradas en 2005.