La Asociación Internacional del Transporte Aéreo, IATA, ha pedido al gobierno británico que tenga en cuenta el levantamiento de las restricciones transfronterizas y el restablecimiento de las operaciones aéreas en su plan de recuperación de la economía del país.

Las medidas restrictivas y el confinamiento en Reino Unido a consecuencia del Covid-19 han llevado a la mayor caída anual del PIB desde el año 1709. El número de pasajeros se ha reducido en un 76% y Londres ha perdido ya su posición como la ciudad mejor conectada del mundo.

A ello se añaden los 860.000 puestos de trabajo perdidos o sostenidos únicamente gracias a las ayudas gubernamentales en el sector de la aviación o el turismo.

Si las restricciones transfronterizas se mantienen, no será posible la recuperación del transporte aéreo y el impacto negativo de la crisis sanitaria continuará, afectando a la economía británica durante toda una generación o incluso más.

Antes del Covid-19, la industria de la aviación en Reino Unido sostenía 960.000 puestos de trabajo y aportaba 57.000 millones de libras al PIB, incluyendo impactos directos, indirectos e inducidos.

Desde IATA, reconocen la dificultad que entraña tratar de desbloquear la economía mientras se protege la salud pública. Por eso, no han puesto fecha al posible levantamiento de las restricciones en el país, pero piden a Boris Johnson que estudie cómo pueden restablecerse los viajes internacionales cuando la pandemia termine. 

Se debería explicar, en este sentido, cómo se aplicaría una reducción gradual de las restricciones y a qué niveles tendrían que caer las infecciones u hospitalizaciones para empezar esa desescalada.