La industria del automovil satisfecha con la aprobacion del Plan PIVE

El sector del automóvil considera positivo la aprobación del Plan PIVE, Plan de Incentivos al Vehículo Eficiente, especialmente en un país como el nuestro que cuenta con el parque automovilístico más antiguo de Europa solo superado por Grecia.

Anfac, Aniacam, Faconauto y Ganvam consideran que este plan moderará la caída de ventas en este año 2012 y promoverá el crecimiento de los vehículos más eficientes energéticamente, así como el rejuvenecimiento del parque. Además, inyectará una dosis de confianza a la sociedad española y aportará a las Arcas Públicas una recaudación extra.

Por otro lado, este plan permitirá mantener el tejido empresarial de la red de concesionarios que están sufriendo de manera especial la gravedad de la crisis. Es un paso firme hacia la consolidación de un sector que es estratégico para la economía y la industria de este país. El sector del automóvil ha demostrado que tiene el potencial necesario para convertirse en la palanca de crecimiento y generador de la confianza que necesita nuestro país.

Esta medida, según el sector del automóvil, es un avance importante hacia una política industrial transversal que ponga en valor tanto los aspectos comerciales como industriales de toda la cadena de valor del sector. Este año se han anunciado inversiones por valor de 800 millones de euros y, en este entorno, es fundamental la recuperación del mercado interior.

Pero el automóvil no sólo muestra su compromiso atrayendo inversiones, sino también en su aspecto medioambiental y de eficiencia energética. Este plan, como consideran las asociaciones del sector, ayudará a que el mercado español consolide su posición en Europa como uno de los mercados más eficientes energéticamente. Al mismo tiempo, el PIVE desplegará sus efectos en la renovación del parque automovilístico, incrementando la seguridad en nuestras carreteras.

Además, por el “efecto arrastre”, que tradicionalmente tiene el automóvil, el plan será beneficioso también para otros muchos sectores industriales y comerciales: aseguradoras, financieras, talleres, etc., que verán incrementada su actividad.

En definitiva, el paso que ha dado el Gobierno en un contexto como el actual es importante, es un elemento que va en la buena dirección y que traerá consigo efectos positivos para la sociedad, economía e industria española, generando confianza exterior y posicionando a España como emplazamiento industrial y comercial de primer nivel.