Obras del ferrocarril correspondientes al Corredor Mediterráneo

El Corredor Mediterráneo tendrá una pendiente excesiva en algunos tramos entre Valencia y Murcia.

Las soluciones que se vienen desarrollando desde la Administración para impulsar el transporte de mercancías por ferrocarril entre España y Europa a través del Corredor Mediterráneo limitan el verdadero potencial de esta infraestructura, según afirman desde Ferrmed.

Así, la necesidad por parte del Gobierno «de hacer algo rápidamente», sumada a una «limitada» inversión económica destinada a estos fines, conlleva una serie de problemas en la infraestructura que penalizará en mayor medida al transporte de mercancías.

En concreto, desde la asociación destacan como principal obstáculo las pendientes con las que cuentan algunos tramos entre Valencia y Murcia, que llegan a alcanzar el 2,5%, el doble de lo «normal«, algo que si bien no supone un inconveniente para la alta velocidad, traerá consigo un encarecimiento de los costes logísticos.

Y es que, tanto si los operadores optan por aumentar la potencia de las locomotoras, como si lo hacen por acortar la longitud de los trenes, ambas soluciones para superar dichas pendientes supondrán un aumento de los costes de operación, lo que traerá consigo una pérdida de competitividad que precisamente se pretende aumentar con el desarrollo de los corredores ferroviarios.

Además, algunos problemas añadidos se presentan en diversos tramos. Así, por ejemplo, en Monforte del Cid-Crevillente-Murcia se pretende hacer coincidir en el mismo AVE, cercanías, regionales y mercancías, mientras que el aplazamiento de la construcción del túnel pasante de Valencia o el problema de gálibo del túnel existente en el tramo Martorell-El Vendrell, también preocupan en el seno de la asociación.