Merlin Properties parece haber capeado la crisis sanitaria provocada por la covid-19 con solvencia, gracias, en gran parte, a los crecimientos registrados en los segmentos de oficinas y logística, y pese a las caídas en centros comerciales.

Así las cosas, la socimi ha cerrado el primer semestre de 2020 con una facturación total de 259,4 millones de euros, un EBITDA de 184,1 millones de euros y un beneficio operativo de 134,3 millones de euros.

En el ámbito inmologístico, la compañía se ha beneficiado del empuje que han tenido las actividades logísticas asociadas al comercio electrónico tanto durante la pandemia, como en el escenario posterior.

Consecuentemente, Merlin Propuerties ha visto cómo han crecido las rentas obtenidas en el período un 2,9% en los nuevos contratos y u 6,9% anual en las renovaciones.

De igual modo, el nivel de ocupación de los activos logísticos de la socimi crece hasta el 96,8%, que en el caso de los inmuebles de Madrid queda en un 97,3%, en los de Barcelona se coloca en un 88,7% y en otras plazas se sitúa en un 99,4%.

Además, los seis primeros meses del año han servido para que los planes Best II y Best III hayan obtenido unos buenos resultados en precomercialización de activos.

En concreto, como parte del plan Best II se han entregado durante la primera mitad de 2020 más de 150.000 m² en la ZAL del puerto de Barcelona a UPS, Damm y Caprabo.

Así mismo, en la ZAL de Sevilla se han entregado dos naves a Carbó Collbatallé y a Cuatrogasa, mientras que, como parte del plan Best III, en el semestre también se han recepcionado un proyecto llave en mano para DSV en Zaragoza con 11.421 m² de superficie y una nave para Damm en San Fernando de Henares con 22.930 m².