El Ministerio de Fomento ha presentado al Comité Nacional de Transporte el Plan Nacional de Inspección para el sector del transporte por carretera para el año 2020, que prestará una especial atención a las empresas buzón que operan en el sector, en línea que lo que viene trabajando desde 2016. 

La inspección a las empresas buzón se lleva a cabo tanto en carretera, controlando vehículos pesados y ligeros, como a las empresas cargadoras, comprobando el cumplimiento de la normativa social y el cabotaje, dentro de las limitaciones que tiene la actual regulación para el control a esas empresas.

Ante estas carencias, la Inspección de Transportes confía en que la próxima aprobación del Paquete de Movilidad permitirá un control más exhaustivo y eficiente hacia las empresas extranjeras deslocalizadas que operan en España, según afirma Fenadismer.

Además, como en ejercicios anteriores, la Inspección también se centrará en vigilar las operaciones que tengan su origen o destino en grandes centros generadores o destinatarios de cargas, la economía colaborativa, en especial en lo referido a plataformas de paquetería que, en vehículos diversos, intermedian habitualmente sin estar autorizadas.

Como novedad, con los cambios en el ROTT, se controlará anualmente al menos a un 25% de las empresas de transporte para comprobar la correcta contratación del gestor de transportes y se continuará en la introducción de las nuevas tecnologías para la mejora de la labor de inspección.

Por otra parte, también se llevará a cabo un año más el control anual de los tiempos de conducción y descanso sobre la flota en torno a los 450.000 vehículos de transporte que en la actualidad están obligados a llevar tacógrafo en España y se continuará el control de las cooperativas de trabajo asociado que actúan irregularmente, en especial, de aquellas cuyos socios están indebidamente dados de alta como transportistas en el censo fiscal y que tributan por módulos.