ecommerce en la alimentación

Las marcas están fomentando el uso de su web o aplicación, donde desarrollan campañas personalizadas.

Para la mayoría de empresas, es cada vez más importante personalizar la experiencia de compra y conocer qué aspectos de su oferta funcionan y cuáles deben ser mejorados, por lo que cada vez recaban más datos que les puedan ayudar a conseguirlo.

El fin último es lograr una mayor satisfacción por parte del cliente, al que se busca fidelizar mediante una comunicación personalizada y unos servicios adaptados a sus necesidades. Para identificar sus preferencias, a menudo se utilizan técnicas basadas en la Inteligencia Artificial, mientras que el aprendizaje automático ayuda a implementar una propuesta atractiva para el cliente, según explican en Aecoc.

Como ejemplo, citan algunas tecnologías de gran relevancia para la mejora de la experiencia del consumidor, como el ‘Big Data‘ o los Chatbots, programas utilizados para simular mantener una conversación con un asistente. Para ello, las marcas fomentan el uso de su página web o aplicación móvil, donde desarrollan campañas personalizadas.

También es fundamental potenciar la imagen de marca con tácticas diferenciadas para cada canal y fomentar la comunicación a través de terceros, como medios, foros o ‘influencers‘. La clave para que una campaña funcione es personalizarla mediante los datos obtenidos, pero manteniendo siempre una imagen consistente.

Esta adaptación continua a los datos obtenidos permite mantener el interés por parte de los clientes, diferenciándose así de los competidores. Para lograr el resultado deseado, tecnologías como la Inteligencia Artificial o el aprendizaje automático deben combinarse con las campañas de marketing y publicidad adecuadas.

Asimismo, es importante mantener un equilibrio que permita proyectar una imagen de marca consistente que pueda comunicarse de forma automatizada ajustándola a las preferencias de los distintos consumidores.