La Unión Europea ha desvelado su hoja de ruta para levantar las restricciones actuales en Europa por el Covid-19 de manera coordinada y poder reabrir progresivamente ciertos sectores. La noticia ha sido bien recibida por la Organización Internacional del Transporte por Carretera, IRU, que cree que la falta de coordinación entre los Estados Miembros ha generado dificultades a la hora de establecer y gestionar controles fronterizos.

En la fase de transición, es importante que todas las partes se esfuercen para mantener el flujo de mercancías y reforzar las cadenas de suministro. Sin embargo, sigue sin estar claro cómo lo hará cada país. La hoja de ruta es el primer paso, pero sus indicaciones son muy generales, por lo que desde la Organización reclaman guías más específicas para la reapertura de los servicios de transporte, la mejora de la conectividad y el movimiento de personas y mercancías.

En concreto, subrayan la necesidad de establecer carriles verdes, pues aún no son una realidad en todas partes y muchos camiones deben esperar durante horas en las fronteras para los correspondientes controles. Una vez que las personas comiencen a salir de nuevo de sus casas y se recuperen los niveles de tráfico habituales, estas podrían colapsarse, afectando a las cadenas de suministro.

De hecho, algunos Estados Miembros forman filas de camiones en sus fronteras para que todos los vehículos de este tipo que atraviesen su territorio sean examinados por la policía. Esto, sin embargo, es totalmente contrario al concepto de carriles verdes.

Otras reclamaciones

En lo que se refiere al transporte de pasajeros, desde la IRU no están de acuerdo con que se anime a los ciudadanos a utilizar sus vehículos privados. El transporte colectivo ha sido siempre una herramienta clave para la descarbonización y descongestion, y es necesario implementar cuanto antes medidas de protección para que pueda recuperarse la normalidad, sobre todo teniendo en cuenta que muchos ciudadanos no tienen vehículo propio.

Por último, reclaman test masivos para los conductores profesionales, la correcta desinfección de sus vehículos y mayor protección para este colectivo. Los profesionales del transporte deberían ser considerados prioritarios, en su opinión, para la realización de test preventivos y el acceso a material de protección y desinfección.