transporte por carretera

El documento presenta una serie de principios con los que seleccionar los planes de reforma más adecuados para el nivel económico de cada país.

Reforma de los servicios del transporte de mercancías por carreteraque se puede descargar en este enlace (disponible en formato pdf, en inglés, de 169 páginas y 1,7 Mb).

La Unión Internacional de Transporte de Carretera, IRU, y el Banco Mundial han desarrollado conjuntamente la primera guía para mejorar la calidad y competencia del transporte en los países emergentes y en vías de desarrollo, basándose en las reformas regulatorias en otros países.

La ‘Reforma de los servicios del transporte de mercancías por carretera’ (‘Road Freight Transport Services Reform’) está dirigida a los gobernantes y políticos de estas regiones, en las que el movimiento de mercancías prácticamente depende del transporte por carretera, un sector afectado por los elevados precios, la falta de seguridad, la burocracia, la corrupción, la preocupación medioambiental y una baja rentabilidad. 

Asimismo, los transportistas de estos países suelen verse obligados a competir contra operadores que no se ajustan a los marcos regulatorios, lo que dificulta la competencia. Por ello, ambos organismos consideran necesario aumentar la transparencia, la seguridad y la sostenibilidad del sector en estas zonas.

Mejorar la competencia

El objetivo del documento es fomentar el establecimiento de entornos transparentes y regulados en los que las empresas puedan crecer y profesionalizar sus operaciones, mejorando la sostenibilidad, la seguridad y la competencia para desarrollar una industria de transporte por carretera fiable, segura y competitiva.

Por ello, la guía ofrece un marco de referencia muy completo, que se ha realizado a partir de la evaluación de los sistemas en los que se han implementado este tipo de cambios. Esto permitirá analizar los resultados de cada región y determinar las principales áreas de actuación, para poder estructurar un detallado plan de desarrollo.

Además, presenta un conjunto de principios para ayudar tanto a los políticos como a los profesionales del sector a seleccionar los planes de reforma más adecuados según el nivel económico de cada país y sus capacidades institucionales.

En este contexto, desde el Banco Mundial han declarado que las inversiones en infraestructuras viarias sólo «darán su máximo potencial de crecimiento económico y de creación de trabajo si los servicios logísticos funcionan eficientemente a lo largo de las carreteras«.

Algunas de las medidas más destacadas del documento para mejorar la competencia son la formación profesional, las inspecciones a las flotas y los incentivos para renovarlas, así como la formalización de las operaciones del sector y la instalación de sistemas de comunicación y seguimiento de mercancías que permitan racionalizar la industria.