Tras décadas de crecimiento bajo la dirección de Pétrofrance, los accionistas de Tepsa han decidido vender la empresa a Rubis Terminal, una ‘joint-venture’ formada por la sociedad francesa Rubis y el fondo de inversión estadounidense I Squared Capital.

La transacción permitirá a Tepsa unirse a un gran grupo, de dimensión internacional, lo que servirá para fomentar su desarrollo tanto en España como fuera de sus fronteras.

A su vez, Rubis Terminal contará con una plataforma clave para crecer en la península ibérica y en el sur de Europa. Además, desde su posición tratará de acelerar el desarrollo y crecimiento de la empresa, ofreciéndole nuevas oportunidades.

En el día a día, no se prevé ningún cambio significativo en la organización, ni tampoco en la interacción con los clientes y en los contactos con otras personas interesadas, como las Autoridades Portuarias.

Como es habitual en estos casos, la operación está sujeta a una serie de autorizaciones reglamentarias y de las leyes antimonopolio.