En una reciente sentencia del pasado 15 de julio, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea abre la puerta a que las empresas de transporte puedan reclamar judicialmente los daños por el cártel de camiones ante órganos judiciales radicados donde tengan su domicilio social.

La decisión judicial se debe a una petición de decisión prejudicial planteada por el Juzgado de lo Mercantil n.º 2 de Madrid, a raíz de un pleito interpuesto por una empresa domiciliada en Córdoba que adquirió cinco camiones entre los años 2004 y 2009.

Dado que la demanda involucraba a la matriz de la marca de los camiones comprados, al órgano judicial se la plantearon dudas sobre su competencia al respecto.

En consecuencia, ahora el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha resuelto que «la competencia judicial, el reconocimiento y la ejecución de resoluciones judiciales en materia civil y mercantil, debe interpretarse en el sentido de que, en el mercado afectado por acuerdos colusorios sobre fijación y aumento de precios de los bienes, la competencia internacional y territorial para conocer, en razón del lugar de materialización del daño, de una acción de indemnización por el perjuicio derivado de esos acuerdos  corresponde, bien al tribunal en cuya demarcación compró los bienes objeto de tales acuerdos la empresa que alega el perjuicio, bien, en caso de compras realizadas por esta en varios lugares, al tribunal en cuya demarcación se encuentre el domicilio social de dicha empresa».