Terminal de graneles sólidos del puerto de Gijón

El puerto de Gijón manipula más del 20% de los graneles sólidos que pasan por España.

Los episodios de contaminación que se vivieron el pasado 2015 en el puerto de Gijón han puesto en alerta a la ciudadanía y las administraciones públicas.

Sin ir más lejos, el pasado mes de marzo, el puerto de Gijón tomaba medidas para minimizar la contaminación ambiental de sus operaciones, semanas después de que la Autoridad Portuaria rebatiese las críticas del Ayuntamiento de la ciudad, que exigía que se tomasen soluciones para reducir las ‘nubes de polvo’ que se generan en la instalación.

No obstante, las diferencias entre las administraciones, motivadas por sus distintas competencias en materia medioambiental, dificultan la implantación de medidas que resuelvan el problema de la polución en la ciudad.

De hecho, según ha señalado la alcaldesa y vicepresidenta de la Autoridad Portuaria de la ciudad, Carmen Moriyón, a la Plataforma contra la Contaminación de Gijón en la última reunión mantenida, la Ley de Puertos del Estado limita las competencias del Ayuntamiento en lo que respecta a las actuaciones en los muelles del puerto.

Según esto, el Ayuntamiento no puede exigir a las empresas que almacenan graneles sólidos en el puerto de Gijón que esta actividad se realice en instalaciones cubiertas, tal y como exigen desde la Plataforma.

Por otro lado, la administración local tampoco puede, por exceder sus competencias, imponer multas a las empresas cuyas emisiones no cumplan con la Ley General de Salud Pública.