Memoria e Informe del sector ferroviario del Comité de Regulación Ferroviaria de 2012 que puede descargarse en este enlace (disponible en formato pdf, de 80 páginas, y 1,2 Mb).

Los problemas de diseño del propio sistema ferroviario de mercancías, así como la rigidez y escasa capacidad de los entes públicos de adaptarse a un modelo de competencia en el mercado y la debilidad de los nuevos entrantes han limitado la buena marcha de la liberalización del sistema ferroviario.

Así se deduce de la Memoria y el Informe del año 2012 que ha elaborado el Comité de Regulación Ferroviaria que pasa revista a la situación del regulador y su actividad durante el año pasado.

El documento remarca que al administrador de infraestructuras, Adif, debe cambiar una parte central de su actividad como es el sistema de cánones y tarifas, no solo por exigencias comunitarias sino para mejorar su gestión empresarial. Asimismo, insiste en que las empresas ferroviarias, tanto Renfe, como los nuevos entrantes tienen que reordenar de manera radical sus estrategias.  

El transporte de mercancías en un segundo plano

Por otro lado, el informe asegura que España es una potencia reconocida en materia ferroviaria aunque el desequilibrio de haber volcado el esfuerzo en unos servicios, en alta velocidad y cercanías, ha ido en detrimento del resto de actividades.

Por ello, denuncia el abandono general del transporte de mercancías por ferrocarril y asegura que tiene que ser sustituido a todos los niveles e instituciones por un interés y una agenda de trabajo. “Es generalmente aceptado que una mínima inversión y mucha gestión podría devolver al transporte de mercancías a un nivel hoy perdido de incrementar su cuota modal”, destaca el informe.

Por otro lado, el CRF reconoce que la competencia basada en condiciones objetivas, transparentes y no discriminatorias, es fundamental para la maduración del mercado. Por ello, incide en la búsqueda del apoyo y la participación de los sectores más activos y dinámicos del transporte en general, logísticos, centros de transportes, empresarios de transporte por carretera, navieros, resultaría imprescindible para la comercialización y la exigencia de calidad del transporte ferroviario 

Recomendaciones ferroviarias

El estudio recomienda la necesidad de reformar la Ley del Sector ferroviario para adaptarse a la evolución del mercado. Además, reitera que es preciso abordar los actuales óbstaculos para el desarrollo eficiente del transporte ferroviario de mercancías.

Entre estos problemas destaca las infraestructuras, otros a la gestión y organización de las terminales y servicios complementarios, a la transparencia de sus precios, a los cambios en el modelo institucional que despejen cualquier posición privilegiada de la empresa pública respecto a la ordenación que lleva a cabo el Ministerio de Fomento, a la potenciación de las asociaciones privadas de empresas ferroviarias y de operadores ferroviarios, etc.

Finalmente, recuerda que la ordenación en la Ley y en las normas de desarrollo de las instalaciones logísticas y de prestación de servicios a los trenes y a las mercancías está todavía por hacer. Se han abierto algunas puertas a la esperanza con el anuncio de los trabajos de una Unidad Logística, y los diferentes grupos de trabajo que el Ministerio de Fomento está poniendo en marcha.

Extinción del CRF

En lo que concierne al funcionamiento del CRF, este tiene que tratar de desarrollar al máximo todas sus potencialidades para llegar en nivel suficiente cuando próximamente se extinga y pasen sus funciones a la Comisión Nacional de la Mercados y la Competencia.

No obstante, lamenta que la tarea a desarrollar es compleja y masiva y dada la escasez de medios que sufre, no ha sido posible una auténtica organización interna y una división del trabajo y una especialización como la que están llevando a cabo en otros reguladores europeos.

Este retraso perjudica la capacidad de presencia en todos los asuntos que requerirían un examen detallado y un criterio independiente por parte del regulador.