El puerto de Barcelona prevé que la licitación de los accesos viarios se realice después de verano, bajo la aportación de 190 millones de euros de la Dirección General de Carreteras y los 30 millones que tendrá que destinar la Autoridad Portuaria de Barcelona para la realización de las obras complementarias al final de la ejecución. Así, lo ha explicado José Alberto Carbonell, director general de la Autoridad Portuaria de Barcelona en la conferencia ‘Previsiones presupuestarias en infraestructuras en Cataluña

En cuanto a los accesos ferroviarios, Adif aportará 90 millones de euros para la conexión de las vías, y el organismo portuario unos 50 millones en actuaciones de electrificación y acceso a las vías, y Carbonell ha indicado que todavía no se han abordado los cánones. En este sentido ha recordado que Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña es el titular de la vía, Adif ejecuta la plataforma ferroviaria y la Autoridad Portuaria es la administradora ferroviaria. 

Carbonell ha sostenido que el puerto de Barcelona mantiene reuniones periódicas con el Ministerio de Fomento para la coordinación de los accesos ferroviarios y viarios con el objetivo de evitar disfunciones en la red. «El Ministerio tiene toda nuestra ayuda en la ejecución. Somos los principales interesados«, ha destacado.

Reducción de la inversión

Asimismo, ha recordado que en los últimos diez años ha habido ejercicios en los que la institución portuaria ha realizado inversiones en las instalaciones portuarias por encima de los 100 millones de euros, e incluso en 2004 por encima de los 200, pero ha indicado que «en el futuro no se puede invertir a este ritmo, ni hace falta, ni la financiación sería posible«.

Por ello, el puerto ha reducido el alcance de sus inversiones y deja a los operadores hacer obra civil, y el volumen de licitación previsto por parte de las instalaciones para antes de verano alcanza los 38 millones de euros, aunque el global del ejercicio ronda los 100 millones.

El puerto de Barcelona factura unos 160 millones de euros anuales, y ahora se centra en reducir su deuda de 460 millones, mejorar la competitividad y ajustar las tasas a los operadores, ha señalado el director general del puerto.

Así, pese a hacer un último esfuerzo de inversión para culminar la ampliación de las instalaciones, Carbonell calcula que la inversión se estabilizará dentro de un par de años sobre los 50 o 60 millones de euros anuales.

Ha sostenido que entre las próximas inversiones se encuentran obras como la nueva plataforma de elevación de barcos en el Muelle de Cataluña, para el que el puerto de Barcelona está teniendo problemas de financiación que Carbonell espera resolver próximamente, la remodelación del área pesquera con una nueva lonja y del Portal de la Pau.