tren-en-alemania

Los operadores aseguran que los trenes sólo pueden absorber el 25% de los volúmenes habituales en las vías alternativas.

“El sistema europeo de la logística ferroviaria está a punto de colapsar”. Así lo han señalado 25 operadores europeos en una carta abierta dirigida a la Comisión Europea y los ministros de varios países.

Los operadores han trasladado su preocupación por la situación de los servicios ferroviarios del Valle del Rhin, que fueron interrumpidos a mediados de agosto y lo estarán hasta principios de octubre, debido a un accidente durante las obras en Rastatt.

Esta interrupción provocará un “daño inmenso” en la logística ferroviaria europea, según recoge dicha carta. Los gestores de las infraestructuras aseguran que hay capacidad de desvío para 150 de los 200 trenes que transitan por el Valle del Rhin, a través de Stuttgart-Singen, Brener y Alsacia.

Sin embargo, los operadores aseguran que los trenes sólo pueden absorber actualmente el 25% de los volúmenes habituales en las vías alternativas que cruzan Alemania, Francia y Austria.

El intermodal, más desfavorecido

El transporte intermodal se está viendo especialmente desfavorecido por esta situación, ya que los volúmenes del desvío en este segmento apenas alcanzan el 15% del tráfico habitual.

A día de hoy, el valle del Rhin representa la principal línea para el tráfico intermodal de, ya que alrededor del 50% del comercio entre el Norte de Europa e Italia a través de Suiza se realiza en transporte intermodal en este eje.

La situación actual

La falta de locomotoras en la región de Brenner y Alsacia es la razón principal por la que la situación sigue así un mes después de la interrupción. Además, las difíciles condiciones operativas de los desvíos a través de Stuttgart-Singen propician que la mayoría de los trenes sean cancelados o sufran demoras de varios días.

Todo esto está conllevando que las terminales de trasbordo se colapsen, así como una escasez en las plantas de producción al norte y al sur de los Alpes que ya ha obligado a paralizar algunas de ellas, siempre según los operadores.

El sector ferroviario también asegura que será muy difícil recuperar la carga que se traslade al transporte por carretera por «el mayor bloqueo al tráfico ferroviario de mercancías de las últimas décadas”.

¿Cómo enfrentarse a la situación?

Los firmantes de la carta piden la creación de un grupo de trabajo a nivel ministerial y europeo con competencias en materia de crisis, en el que estén presentes los administradores de infraestructuras.

También piden simplificar las operaciones en las líneas alternativas, medidas excepcionales y temporales de apoyo a las empresas de transporte de mercancías directamente afectadas por la interrupción de Rastatt y ayudas a los operadores para poder reforzar las operaciones en las líneas alternativas.