No es un secreto que la logística ha jugado un papel fundamental para la distribución de productos alimentarios durante la pandemia.

Así lo ha reconocido también el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, en el último consejo informal de ministros de Agricultura de la Unión Europea, al destacar que el mantenimiento de los flujos comerciales, dentro y fuera de la UE, ha sido clave para garantizar la seguridad alimentaria de la población a nivel global en la crisis.

Planas estima que asegurar el funcionamiento estable de la cadena de suministro agroalimentaria ha evitado que la crisis sanitaria derivara en una alimentaria, ya que en los meses más duros de la pandemia el abastecimiento y el comercio alimentario han funcionado con práctica normalidad.

El ministro ha hecho hincapié en que, de cara al futuro, las cadenas de suministro, además de estables, tienen que ser cada vez más sostenibles.

De igual modo, en este ámbito, Planas considera que, aunque es necesario mantener ciertos niveles de autoabastecimiento en los principales suministros, no se deben aplicar fórmulas aislacionistas que dificulten la llegada de productos necesarios a la UE o que puedan suponer trabas al comercio internacional comunitario, primer exportador mundial de alimentos.