La posición geográfica de Galicia, en una esquina de Europa, le ha jugado malas pasadas a una región periférica y, en términos históricos, mal comunicada, pese a su ancestral tradición peregrina.

Sin embargo, algunos proyectos del ámbito de la logística pretenden revertir esta situación y aprovechar la posición que tiene la comunidad autónoma para ciertos tráficos internacionales, especialmente en el Atlántico y de manera más visible para algunos segmentos de actividad, como es la industria automovilística.

Este es el caso, por ejemplo, del proyecto Infraestructura Logística 4.0, que encabeza el Clúster de Empresas de Automoción de Galicia (Ceaga), presentado esta misma semana, y en el que participan también representantes de otros sectores.

La iniciativa quiere potenciar la intermodalidad a través de la ingeniería logística, con el fin de convertir Galicia polo de logística industrial que permita, a través de la innovación, reducir costes, mantener el empleo y atraer nuevas inversiones, tanto en la industria de automoción, como en otros sectores.

Con esta idea, el Clúster de Empresas de Automoción de Galicia busca un proyecto colaborativo y escalable, que permita agrupar los flujos logísticos de múltiples sectores en una unidad de gestión logística avanzada con tecnología 4.0.

De esta manera, la entidad pretende convertir la iniciativa en uno de los mejores ejemplos de digitalización que hay actualmente en Europa en este ámbito.