Daiichi Chuo Kisen se declara en bancarrota

Daiichi Chuo Kisen se declara en bancarrota

La naviera japonesa Daiichi Chuo Kisen, de la que el operador Mitsui OSK Lines (MOL) es el principal accionista, se ha declarado en bancarrota este martes 29 de septiembre tras arrastrar deudas de 800 millones de euros.

Motivada por el descenso de la demanda de materias primas a nivel global y, en particular, por la caída de la demanda en China de materias primas como el hierro y el carbón, la naviera ha registrado pérdidas netas durante los cuatro últimos años.

La compañía japonesa cubría las principales rutas marítimas entre Australia, Japón, India y China, dedicada principalmente al transporte de graneles sólidos, contando con un valor de mercado estimado de 85 millones de euros.

Así, el transporte marítimo de contenedores parece no ser el único afectado por el descenso de la demanda a nivel global, que se está notando en mayor medida en la rentabilidad de las rutas entre Asia y Europa.

De hecho, aunque son pocas las empresas niponas que se han declarado en bancarrota en los últimos años, otra naviera japonesa, Sanko Steamship, quebró en julio de 2012 debido a la caída de los precios del transporte marítimo.

La noticia ha desencadenado notables pérdidas en la bolsa de Tokio para el sector del transporte marítimo con una caída en la cotización de MOL del 7,7%, la de NYK un 6,5% y la de ‘K’ Line que lo ha hecho en un 3,7%.