Este martes se ha constituído oficialmente la mesa de negociación del IV Acuerdo Marco de la estiba formada por  15 miembros de Anesco, 9 miembros de Coordinadora, sindicato mayoritario, 3 de UGT, 2 de CCOO y 1 de CIGA. En total son 30 los miembros que componen la mesa, 15 representan a las empresas y otros 15 a los trabajadores.

En esta primera toma de contacto se ha definido el calendario de las negociaciones, que contempla nuevos encuentros los días 6 y 7 de mayo además de los días 21 y 22, del mismo mes.

Todos los integrantes de la mesa se han mostrado convencidos de la necesidad de llegar a un pacto que regule las líneas maestras del sector y lo dote de estabilidad para lograr el objetivo que todas las partes implicadas persiguen, “que los puertos españoles sigan siendo de los más competitivos de Europa para que las navieras internacionales se interesen por ellos como puerta de entrada a los continentes europeo y africano”, como asegura Coordinadara.

Según han confirmado a cadenadesuministro.es fuentes de CCOO y UGT el objetivo es tener cerrado el acuerdo antes del 7 de julio y si bien en los aspectos técnicos del acuerdo marco hay una importante unanimidad, existen otras cuestiones que siguen muy abiertas y es necesario «un intercambio de pareceres amplio«.

Estabilidad laboral a cambio de reducir costes

En principio, Anesco se ha comprometido a garantizar la estabilidad del empleo en el sector a cambio de que los sindicatos acepten un abaratamiento de los costes en el sector. Así exigen, por ejemplo, la eliminación de conceptos como el de antigüedad o la imposición de una doble escala salarial ajustada a un periodo de formación que podría durar hasta tres años.

Este último punto ha encontrado el rechazo unánime de los sindicatos, que aceptan una etapa inicial de formación con un sueldo más bajo pero con una duración máxima de un año.

Además, la patronal ha expuesto la necesidad de firmar un acuerdo marco estatal fuerte, bien definido y de eficacia general con el objetivo de limitar el ámbito de los convenios de empresa en los diferentes puertos, que quedarían simplemente para temas muy concretos, como la fijación de las bases salariales.  Esto implica al mismo tiempo dotar a la comisión paritaria de la estiba de mayores competencias para tomar decisiones en los puertos que hoy son decididas en el ámbito local.

Aquí también UGT y CCOO muestran sus discrepancias y, aunque son también partidarios de contar con un acuerdo marco fuerte, “también es necesario permitir cierta flexibilidad a los convenios de empresa y que dentro de los puertos haya cierta autonomía de las partes”, advierte Ernesto Gómez, asesor en la mesa de negociación por parte de CCOO.

Ambitos de la estiba 

Donde a priori no parece que habrá problemas es en la definición de los ámbitos de la estiba que se ajustan a los establecido en el vigente III Acuerdo Marcoy que no comporta problemas legales ni con la Comisión Nacional de la Competencia”, apunta José Antonio Olaizola, responsable de estiba de UGT. En cuanto a la manipulación de vehículos nuevos, que no forma parte del servicio público de estiba según la Ley de Puertos, los sindicatos también reconocen un acuerdo que satisface sus reclamaciones.

Con este panorama, en los próximos días los sindicatos se ha comprometido a enviar a la patronal una nueva  propuesta conjunta con sus reivindicaciones que pasa por “defender lo que ha sido siempre los rangos y normativa de la estiba”.  A partir de este documento, partirá la negociación el próximo 6 de mayo.

El IV Acuerdo Marco de la estiba  que se ha comenzado a negociar este martes de manera oficial tendrá en principio vigencia hasta el 31 de diciembre del año 2017.