La compañía energética noruega Statoil se ha asociado con Martek Aviation para utilizar drones en la inspección de las 264 palas de las 88 turbinas del parque eólico ‘offshore‘ de Sheringham Shoal, situado en el Mar del Norte, a la altura de Norfolk, en Inglaterra.

A lo largo del mes de agosto de 2018, se han realizado unos 200 vuelos con drones, con una duración de ocho minutos cada uno, para recoger información relevante y permitir la evaluación de las condiciones de estos activos.

Debido a los avances en este tipo de tecnología, los métodos de inspección tradicionales se están transformando en procesos más definidos y seguros para afrontar los nuevos desafíos.

Anteriormente, las inspecciones visuales se realizaban con ayuda de una cámara o accediendo directamente al lugar mediante una cuerda, ya que el aerogenerador se encuentra a unos 80 metros de altura, lo que suponía un claro peligro para los operarios.

Sin embargo, el uso de aeronaves no tripuladas, que pueden registrar la información volando a unos 40 metros de distancia del buque, ha eliminado la necesidad de ir hasta allí a realizar comprobaciones.