Desde el pasado mes de julio todos los neumáticos de turismos, furgonetas, camiones y autobuses que se fabriquen deben incorporar la nueva etiqueta europea regulada por el Reglamento europeo 1222/2009. Los objetivos de esta normativa son por una parte aumentar la seguridad y eficiencia medioambiental del transporte por carretera y permitir a los usuarios finales elegir mejor y con más criterio los neumáticos que se adapten a sus necesidades y a sus vehículos.

La nueva etiqueta europea, que deberá figurar obligatoriamente en todos los neumáticos que se comercialicen antes del próximo 1 de noviembre, clasifica los neumáticos en función de tres criterios fundamentales:

• Consumo de carburante (cuadro superior izquierdo): clasificación de la A a la G, evaluando el nivel de resistencia a la rodadura y de que forma contribuye el neumático a ahorrar carburante, siendo la categoría A la más eficiente y G la menos eficiente (en el caso de neumáticos para camiones la última categoría de clasificación es la F).
• Seguridad (cuadro superior derecho): clasificación de la A a la G, evaluando la distancia de frenada en suelo mojado.
• Ruido ambiental (cuadro inferior): clasificación de 1 a 3, midiendo el nivel de ruido exterior del neumático.

Dicha etiqueta deberá ir pegada mediante una pegatina autoadhesiva en la banda de rodadura de los neumáticos, excepto en el caso de los camiones, en los que los neumáticos ofrecerán dicha información en su documentación técnica y comercial así como en la factura de compra.

Fenadismer recomienda a todos los transportistas exigir y comprobar la nueva etiqueta europea al adquirir los neumáticos para sus vehículos de transporte, ya que ello permitirá tener un mejor conocimiento sobre el producto adquirido y las posibilidades de ahorro de carburante, teniendo en cuenta que se consiguen reducciones de 3 litros de carburante por cada 100 km entre una categoría y la siguientes (por ejemplo entre la letra A y la letra B).