Rivian ha diseñado en exclusiva para Amazon unas nuevas furgonetas eléctricas de reparto que ponen el foco también en la seguridad y la funcionalidad adecuada para servicios de última milla.

Como parte de su política de sostenibilidad, el gigante norteamericano del comercio electrónico estima que tendrá en servicio 10.000 vehículos de este tipo que estarán realizando entregas por todo el mundo en 2022 y que para 2030 el volumen ascenderá hasta las 100.000 unidades.

En este sentido, el vehículo eléctrico personalizado incorpora sensores de detección de última generación, un conjunto de tecnología de asistencia en autopistas y tráfico y un gran parabrisas para mejorar la visibilidad del conductor.

De igual manera, la furgoneta también equipa cámaras exteriores alrededor del vehículo conectadas a una pantalla digital dentro de la cabina, dando al conductor una visión completa de todo el perímetro de la furgoneta.

Además, las unidades ofrecen integración de Alexa para el acceso manos libres a la información de la ruta y a las últimas actualizaciones sobre la climatología.

Por otra parte, la puerta del conductor está reforzada para ofrecer protección adicional, mientras que el espacio de carga, al que se puede acceder desde la cabina sin descender del vehículo, ofrece tres niveles de estanterías con una puerta de mampara, que puede abrirse y cerrarse fácilmente para una mayor protección del conductor mientras está en la carretera.