La adquisición de la División Térmica/AIDC de Printronix a comienzos de 2016 ha permitido a TSC sentar las bases para una mayor expansión de su posición en el mercado internacional en el sector de la identificación automática y la captura de datos a nivel global.

La unión ha ayudado a las dos marcas a satisfacer el aumento de la demanda de impresoras térmicas de códigos de barras. Por ello, han optado por reorganizar la estructura de ventas para ambos fabricantes, focalizándose en los requisitos del mercado, con lo que han obtenido importantes mejoras tanto a nivel estructural como tecnológico.

Aunque el grupo seguirá organizándose a través de dos marcas fuertes, todos los miembros de los departamentos de ventas y servicio al cliente constituyen ahora un único equipo efectivo. No obstante, los diferentes componentes del equipo de soporte técnico siguen especializándose en sus propias tareas y en su propia marca para garantizar la máxima calidad.

Su intención es ofrecer la mejor solución personalizada para las necesidades de sus clientes mediante una cooperación entre ambas para crear sinergias que proporcionarán grandes beneficios a todos los usuarios.

En cuanto al marketing, los responsables del departamento seguirán centrados en su marca para preservar el dinamismo de ambas empresas, con un gerente único a nivel europeo.