El puerto de Tarragona presenta su estrategia intermodal ferroviaria en un congreso en Estambul

Los planes de la APT contemplan una terminal urbana junto al Puerto Deportivo.

El puerto de Tarragona prevé tener operativa en 2019 la terminal provisional de cruceros en el dique Prats que le permitirá crecer en este segmento y superar las limitaciones que le ofrece el dique Llevant, donde atracan los cruceros que hacen escala puntualmente.

Esta nueva terminal de cruceros daría respuesta al progresivo crecimiento de cruceristas que se contempla, ya que las instalaciones actuales tienen un techo máximo de 30.000 cruceristas anuales.

Se trata de aprovechar las obras del dique Prats, para alargar el espigón que albergará la terminal.

La instalación del muelle está vinculada a la construcción del contradique, cuyo proyecto técnico ya está redactado y con una previsión de comienzo de las obras en 2017.

Las obras del dique, cuentan con una partida de 40 millones de euros y consistirán en la construcción de dos explanadas: una para el proyecto de carga industrial y otra de uso polivalente de entre 40 y 60 m² que se podría utilizar para cruceros y ferrys.

El tráfico de cruceros en el puerto de Tarragona cerrará este 2015 con 11.600 cruceristas y 11 escalas, mientras que para 2016 las previsiones son llegar a los 13.000 pasajeros y 18 cruceros.

En el caso de que este tráfico de cruceros continúe evolucionando positivamente y se alcance un nivel de 50.000 cruceristas, los planes de la APT pasan por una solución definitiva, con una terminal urbana junto al Puerto Deportivo de Tarragona, que supondría una inversión de entre 80 y 120 millones de euros.