Algunas de las principales organizaciones internacionales del sector logístico y de transporte temen que la expansión de la nueva variante Ómnicron del coronavirus devuelva a las principales rutas las restricciones de movilidad que se impusieron en los momentos más duros de la pandemia.

Por este motivo, Iata, ICS, Iru e ITF han pedido a los Gobiernos de todo el planeta que los trabajadores del transporte transfronterizo, incluidos la gente de mar, las tripulaciones aérea y los conductores, deben poder continuar haciendo su trabajo y cruzar las fronteras sin limitaciones, con el fin de mantener las cadenas de suministro internacionales.

Según la Iru, desde que saltara a la palestra esta mutación del virus que tiene en vilo al planeta desde hace unos dos años, al menos 56 países han vuelto a imponer diversos grados de restricciones en los transportes.

Para garantizar los flujos internacionales de transporte, estas instituciones piden que se establezcan medidas coordinadas, teniendo en cuenta el pico de consumo que se produce con motivo de las Navidades.

En este sentido, estas patronales piden que se garantice la circulación libre y segura de los trabajadores del transporte, que se de prioridad a los trabajadores del transporte para recibir vacunas, que se adopten protocolos de transporte y salud para la gente de mar, los conductores y la tripulación aérea, la creación de certificados y procesos de vacunación armonizados a nivel mundial.

Además, también se pide que se aumente el suministro mundial de vacunas y que se discutan las recomendaciones y el impacto que tendrán las prohibiciones de viaje y otras restricciones en respuesta a la variante en el seno de Naciones Unidas.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px