Citroën se ha fijado el objetivo de tener toda su gama electrificada antes de 2025, una estrategia comercial que implicará a los vehículos comerciales tanto en sus versiones furgón como en las destinadas al transporte de personas.

Todos ellos irán contando con versiones eléctricas, con el fin de ofrecer nuevas variantes a los profesionales, con estándares adaptados en materia de recepción, de personalización y de confort al servicio de una experiencia única, a la vista del incremento de restricciones de acceso que se están estableciendo en diferentes ciudades europeas para evitar que circulen por áreas restringidas los vehículos más contaminantes.

La próxima etapa de esta tendencia se detendrá en la versión 100% eléctrica de Jumpy durante el año 2020 que aprovechará toda la innovación de Groupe PSA en materia de electrificación.

Tras la Jumpy, un año después, el fabricante francés añadirá una versión 100% eléctrica de su Nuevo Berlingo Van en 2021, con el fin de seguir mejorando el sexto puesto que, con una cuota de mercado del 9,2%, ocupa actualmente la marca gala en el mercado europeo de vehículos comerciales.