Renfe ha recibido un total de 12.567 solicitudes para optar a los 75 puestos de trabajo que integran la oferta de empleo que lanzó el pasado mes de agoto, la primera que la compañía ferroviaria pone en marcha en los últimos cuatro años, por lo que cuenta con una media de 167 aspirantes por cada empleo ofertado.

Dentro de su plan para rejuvenecer la empresa, que cuenta con 14.500 trabajadores con una edad media de 54 años, la compañía incorporará comerciales, operarios de mantenimiento e ingenieros de sistemas, con contratos en prácticas o por ‘obra y servicio’. 

Del total de 75 nuevos trabajadores que contratará la operadora, 38 operarios trabajarán en la división industrial de fabricación y mantenimiento. Otros 25 son de carácter técnico, destinados al desarrollo y mantenimiento de sistemas informáticos o industriales, mientras que los 12 restantes serán comerciales.

La compañía busca titulados en Formación Profesional en ramas relacionadas con la mecánica industrial, el mantenimiento y la automoción para el área industrial, ingenieros industriales, informáticos o de telecomunicaciones para los puestos técnicos y graduados en Formación Profesional en la modalidad de Comercio y Marketing, y Administración y Gestión, para el trabajo de comercial.

A los aspirantes se les exige una experiencia mínima de dos años en el puesto. En cuanto al tipo de contrato, este será «por obra y servicio» salvo en el caso de los 12 comerciales y de ocho puestos de operador de mantenimiento, en los que los contratos son en prácticas con posibilidad de ser convertidos a obra y servicio.

Renfe publicará próximamente el listado de solicitantes que cumplen los requisitos y son admitidos para convocarles a realizar las correspondientes pruebas y exámenes de selección, puesto que el plazo de admisión de solicitudes ya ha finalizado.