La brecha existente entre las fachadas atlántica y mediterránea, en lo que a Transporte Marítimo de Corta Distancia (TCMD) se refiere, se ha visto agudizada en el primer semestre de 2015, debido a la desaparición del Autopista del Mar Gijón-Nantes y del servicio entre Zeebrugge y Bilbao.

La pérdida de estos dos servicios ha provocado un reducción del 38% de la oferta Short Sea Shipping en la fachada atlántica con respecto al primer semestre de 2014, a pesar de la puesta en marcha de la Autopista del Mar Vigo-Nantes. Por contra, la fachada mediterránea sigue en su línea ascendente, con un incremento de su capacidad del 12% respecto al primer semestre de 2014.

Así lo recoge el séptimo informe del Observatorio Estadístico del TMCD en España, elaborado por la de la Asociación Española de Promoción del Transporte Marítimo de Corta Distancia, SPC-Spain, que ha sido presentado recientemente en Vigo en el marco de la Jornada Anual de la asociación.

El séptimo informe de la asociación corresponde a los seis primeros meses de 2015 y los compara con el mismo periodo de 2014. Entre ambos periodos, la oferta de carga contenerizada ha descendido un 16% en la fachada mediterránea y ha experimentado un aumento del 9% en la atlántica. 

Autopistas del mar

Con la puesta en marcha de Vigo-Nantes, la fachada atlántica sigue manteniendo un servicio, pero la capacidad en metros lineales se ha reducido en un 38% con respecto al primer semestre de 2014. En la fachada mediterránea, con el mismo número de servicios, aumenta un 17% la capacidad al haberse introducido un buque adicional.

Capacidad del Short Sea Shipping en las fachadas atlántica y mediterránea

La situación de la oferta se corresponde con la de la demanda. En el primer semestre de 2015, la demanda de TMCD de carga ro-ro internacional ha registrado un aumento del 1,5% con respecto al mismo periodo de 2014, debido al comportamiento diferente entre ambas fachadas.

Teniendo en cuenta sólo el TMCD alternativo a la carretera, el incremento registrado en la fachada mediterránea, del 9,5%, es rebajado en el total por la fuerte reducción del 39% en la demanda atlántica debido a la menor capacidad.

En lo que se refiere al nivel de ocupación, este asciende al 50% en la fachada mediterránea y al 42% en la atlántica. En ambos casos son registros inferiores a los del primer semestre del ejercicio anterior, aunque superiores a los de todo 2014.