En las últimas semanas, la OMI ha tenido conocimiento sobre la existencia de las cláusulas ‘sin cambio de tripulación’ exigidas por ciertos fletadores para evitar que se realicen estos cambios mientras la carga esté a bordo. De este modo, no se permite que el buque se desvíe a puertos donde se puedan producir cambios de tripulación.

El secretario general, Kitack Lim, se ha pronunciado en contra de estas cláusulas, que agravan la situación de la gente del mar que se encuentra varada y socavan los esfuerzos realizados para resolver la crisis actual.

Por eso, en una declaración apoyada por la Organización Internacional del Trabajo, ha pedido que se abstengan de solicitar su inclusión en las cartas de fletamento. Además, ha solicitado a los propietarios y operadores de buques que las rechacen si se les exigen, y ha recordado que existen cláusulas alternativas que permiten los cambios durante la pandemia y deben ser utilizadas.

Ahora que la crisis del cambio de tripulación entra en su décimo mes, cientos de miles de marinos permanecen a bordo de los buques mucho más allá de la expiración de sus acuerdos de empleo, algunos de ellos no reciben remuneración y ninguno de ellos puede ser repatriado. Un número similar sigue sin poder incorporarse a los buques y comenzar sus contratos.

Lim ha recordado que se trata de una crisis humanitaria que supone una amenaza para la salud y el bienestar de la gente del mar, así como para la seguridad de la navegación: «Las políticas o prácticas que impiden u obstaculizan los cambios de tripulación seguros y regulares deberían revisarse o eliminarse«.

Trabajadores esenciales

A 18 de diciembre, 46 Estados miembros de la OMI y un miembro asociado han designado a la gente de mar como trabajadores esenciales. Esto es crucial para eximir a estos profesionales de las restricciones específicas relacionadas con la crisis sanitaria, permitiéndoles viajar entre su país de residencia y los buques, y ser repatriados al término de sus contratos.

También ha habido algunos signos alentadores de progreso en la aplicación del marco de protocolos para garantizar la seguridad de los cambios de tripulación y los viajes durante la pandemia.