Almacen de UPS

Cargadores y operadores deberían evaluar su cadena logística para identificar la tareas que es mejor dejar a los trabajadores y cuáles pueden ser mejoradas.

Tras constatar que la tecnología transforma la forma en que trabajamos y que los profesionales de la logística tratan de adaptarse a los frecuentes cambios en la cadena de suministro, Coyote Logistics ha encargado un estudio a Tech+Humanity que revela que para que la cadena funcione de manera óptima es necesario combinar un 60% de tecnología y un 40% de trabajo humano.

Ambos factores deben ir unidos para lograr el éxito en  un mercado tan cambiante, pues no pueden funcionar de la misma manera el uno sin el otro, tal y como explica el informe, que recoge UPS. Para entender mejor cómo cargadores y operadores pueden mejorar sus puntos fuertes, se han analizado funciones distintas, algunas de las cuales son más adecuadas para los humanos, otras que podrían ser mejoradas con tecnología y otras que requieren una combinación de ambas cosas.

Así, los resultados demuestran que las capacidades humanas son insustituibles en lo que se refiere a creatividad, toma de decisiones y desarrollo de estrategias, así como en atención al cliente y resolución de problemas con los envíos y entregas. En cuanto a la automatización, cargadores y operadores creen que la tecnología puede ayudar a reforzar tareas como la gestión del inventario o las reservas.

Sin embargo, no se ha podido identificar ninguna función concreta en la que sería preferible apostar únicamente por la tecnología, sin intervención humana. Los mejores resultados en la cadena de suministro se obtienen al combinar lo mejor de ambos mundos, pudiendo adaptarse así de un modo más adecuado a los cambios en la demanda.

Estrategia logística

La tecnología proporciona una gran visibilidad y datos fundamentales para construir una buena estrategia logística, mientras el trabajo humano es fundamental para aprovechar el verdadero valor de las herramientas disponibles, convirtiendo la información en iniciativas para la mejora de la cadena de suministro y adoptando mejores decisiones estratégicas para el negocio.

Para lograr la combinación ideal de la tecnología y el apoyo humano, cargadores y operadores deberían evaluar sus cadenas logísticas e identificar las tareas que puede asumir la tecnología y cuáles es mejor dejar a los trabajadores. Una vez dado este paso, podrán encontrarse oportunidades para incrementar la eficiencia y encontrar puntos de mejora desde el punto de vista tecnológico o del talento.