Pese a que las mercancías han seguido moviéndose durante los meses más duros de la crisis sanitaria, en difíciles condiciones, la actividad de las empresas de transporte se ha resentido con fuerza.

En Guipúzcoa, según los cálculos de Guitrans, durante el pasado mes de junio se han movido 8,4 millones de toneladas, registro que indica que la cifra anual va a estar muy por debajo de la de un ejercicio normal.

En este mismo sentido, los cálculos de la patronal vasca hechos públicos en su última asamblea reflejan que la actividad de las empresas de transporte asociadas a Guitrans se redujo un 51% de media en el estado de alarma, con un 3% de empresas de ellas totalmente paradas.

Así mismo, en su encuentro anual, los transportistas guipuzcoanos también han analizado las últimas novededes normativas que afectan al sector, como el inicio de la redación de régimen sancionador para aquellos que incumplan los plazos de pago en la LOTT, la clarificación del marco normativo que regula la responsabilidad de las operaciones de carga y descarga o el compromiso de no aprobar sin el consenso del sector cualquier cambio normativo en la capacidad de carga de los vehículos, ni relacionado con la implantación de la euroviñeta, así como el Paquete de Movilidad.

Por lo que respecta a la financiación de las infraestructuras, Guitrans destaca la discriminación que supone para el transporte la implantación de nuevos peajes, como el de Descarga, anunciado para 2022.

Además, en la asamblea también se ha debatido el déficit de oferta de estaciones de ITV en la provincia vasca, problema que ha agravado el estado de alarma, por lo que la organización empresarial propone su liberalización.

De igual modo, también se ha analizado el cuello de botella que se está produciendo en las diversas administraciones, especialmente en Tráfico y Transportes, cuyos retrasos provocan cuantiosas pérdidas económicas a las empresas que no pueden poner en marcha sus vehículos por estar empantanados en trámites que se realizan con exasperante lentitud.