El trasiego de salidas y entradas de buques de pasaje en los muelles melillenses se ha visto notablemente reducido en los últimos tres años, bajando su actividad en más de un 63%, según la información publicada por Melilla Hoy.

El enclave norteafricano ha pasado de contar, en enero de 2018, con tres navieras operando en sus instalaciones, con cinco buques, que contabilizaban hasta 238 rotaciones durante ese mes, a acumular, en el mismo mes de este 2021, sólo 87 de los cuatro barcos pertenecientes a dos compañías, Armas, que se hizo con Trasmediterránea, y Balearia.

Por el camino se quedó FRS, que vive momentos convulsos, como demuestra su salida de esta línea que unía Melilla y Motril, además de hacer lo propio recientemente en las rutas Ibiza – Formentera y Alcudia – Ciudadela, ésta última clausurada este 10 de diciembre.

Precisamente la inestabilidad de las navieras ha provocado el cambio de destino constante de buques que han surcado las aguas melillenses en este periodo, superando la decena.

A ello se ha unido que desde la Administración se han ido poniendo parches con la imposición de un contrato marítimo que contó en primera instancia con una prórroga y que posteriormente se vio relegado con otro contrato de emergencia impuesto desde el Ministerio de Transportes hasta la aprobación del definitivo, que no entró en liza hasta el mes de abril y que ya incluía Motril.

Todo esto sin olvidar las restricciones que se tuvieron que adoptar por la pandemia mundial del coronavirus, que dejó bajo mínimos al enlace del puerto de Melilla con la península, aunque se viera fortalecido en el tránsito de mercancías para el abastecimiento de la población.

Sin embargo, en el tráfico de pasajeros, aunque los datos han ido mejorando, aún no se han alcanzado los niveles previos a la pandemia, llegando a alcanzar el pico más bajo con el descenso inicial del 80% cuando irrumpió el Covid -19, sobrepasado el primer trimestre de 2.20.

La demanda por viajar en barco al otro lado de la ciudad autónoma no termina de mostrar signos de recuperación, lo que preocupa, y mucho, entre las autoridades locales y las propias compañías marítimas, que se aproximan a un deficiente cierre de ejercicio 2021, a lo que tampoco ayuda la clausura de fronteras que se mantiene con Marruecos desde marzo de 2.200.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px