El pasado viernes,  Mory Ducros, segunda compañía de transporte de Francia, se declaraba en bancarrota y se ponía a disposición de un tribunal, que ayer formalizó la quiebra y dio de plazo seis meses para rescatarla o proceder a su liquidación.

En la firma, trabajan cinco mil trabajadores permanentes y otros dos mil eventuales y moviliza cada día unos 4.500 vehículos en todo el territorio nacional.

Entre las alternativas al cierre de Mory Ducros, se encuentra el uso de un fondo estatal para reactivar, la búsqueda de un inversionista particular o de un comprador dispuesto a sacarla a flote.

El ministro galo de Transporte, Frédérick Cuviller, ha dicho este martes que «el gobierno está dispuesto a hacer todo lo posible por evitar lo peor y rescatar por lo menos unos dos mil puestos de trabajo».

En el 2012, Mory Ducros perdió unos 65 millones de euros y a lo largo del 2013, ha tenido nuevas pérdidas mensuales de cinco millones. Dos mil o tres mil puestos fijos están amenazados debido a la contracción de las operaciones, según los sindicatos.

Hace dos años, el operador ID Logistics adquirió el negocio logístico de Mory en Francia, en una operación que representó una facturación de 25 millones de euros y la incorporación del 90% del personal de Mory de la división de logística a la plantilla de ID Logistics.

Debido a la crisis económica en Francia, entre 2007 y 2011 las bancarrotas en empresas de transporte por carretera de pequeña y mediana envergadura han aumentado en 27%, señalaron fuentes de ese sector.

Se trata de la quiebra más importante ocurrida en Francia después de la liquidación en 2001 de la corporación Moulinex, que dejó a más de nueve mil empleados en el paro.