Pese a las dificultades que se han producido en la gestión del voto por correo en las últimas Elecciones Generales del 28 de abril, Correos termina el mes con el avance de unos buenos resultados económicos durante el primer trimestre, algo inédito desde 2011.

En este sentido, el operador postal público ha dado a conocer esta misma semana que entre enero y marzo ha obtenido unos resultados positivos de 15,2 millones de euros después de impuestos, un 12% más que hace un año, con una facturación total del grupo empresarial de 572,5 millones de euros, frente a los 509,2 millones de 2018 y un Ebidta que también ha ascendido un 349% anual para alcanzar los 31,3 millones.

La paquetería en particular actúa como motor de la empresa pública y suma un incremento de sus ingresos en el período de un 21%, así como un total de 37 millones de paquetes movidos en los tres meses, un 13% más que en el primer trimestre de 2018 y cinco millones por debajo del registro del último trimestre de 2018, cuando Correos alcanzó récord histórico de entrega de paquetes.

Así mismo, la cifra total de ingresos del primer trimestre de la matriz del operador postal supera los 506 millones de euros, un 13% anual más, de los que un 5,9% corresponden al servicio postal universal.

Estos buenos registros económicos coinciden en el tiempo con la designación hecha por Randstad como empresa más atractiva para trabajar en el sector logístico en España, mientras que al mismo tiempo ha sido muy cuestionado su despliegue logístico especial para las Elecciones Generales y para el que ha contado con la participación de más de 17.000 trabajadores postales.