Las economías occidentales se caracterizan por un alto grado de interconexión, en el que los actores de diferentes sectores económicos establecen profundas relaciones.

Esta situación hace que unos se beneficien de otros y, en las malas, los efectos adversos de cualquier elemento de la cadena se traslada inmediatamente a otros conexos.

Diferentes asociaciones patronales sectoriales estiman que el parón económico decretado por el Gobierno este domingo, 29 de marzo, provocará un deterioro del tejido económico difícil de recuperar, máxime con el alto número de pequeñas y medianas empresas que desarrollan su labor en España.

Afectará a las actividades esenciales

Es más, también se piensa que esta paralización hará más difícil y menos efectivo el trabajo en las actividades directamente implicadas en primera línea contra la pandemia.

Esto es así, por ejemplo, en el sector de automoción o en el metalúrgico,  así como en otros más sensibles que podrían irse quedando sin suministros, a no ser que las autoridades decidan abrir la espita para que puedan hacerse llegar bienes intermedios que necesariamente su utilizan en sectores esenciales.

Es el caso de los recambios necesarios para los talleres desde los que se está ofreciendo servicios de mantenimiento a camiones actualmente en servicio, que proceden de almacenes que se encuentran cerrados.

De igual manera, en el transporte están surgiendo multitud de dudas en relación con aquellos bienes que pueden transportarse o no, tanto por carretera, como en instalaciones portuarias, dependiendo de su consideración de bienes esenciales.

Desde las asociaciones sectoriales, se está interpelando al ministerio para aclarar las dudas que han surgido a lo largo del pasado lunes, en el que agentes de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado han interpelado a transportistas por el tipo de mercancía que transportaban, llegando a solicitar en algunos casos certificados que corroboraran este extremo.

También en el ámbito portuario han surgido discrepancias en la interpretación del decreto publicado al filo de la medianoche del domingo, sobre la naturaleza de las mercancías y la imposibilidad de abandonar el recinto portuario, para el caso de bienes ‘no esenciales’