La patronal portuaria canaria Oneport ha acogido con relativa satisfacción el paquete de medidas en favor de las empresas del sector promovido por Puertos del Estado y refrendado por el Consejo de Ministros. En su opinión, «van por buen camino», aunque no son suficientes para atender las demandas actuales del sector.

En lo que se refiere al puerto de Las Palmas, es importante «implementar soluciones urgentes», al tratarse del más plural en cuanto a actividad, de toda España. No hay otro, dicen desde la patronal, que atienda tantos tipos de tráficos diferentes ni que registre tanta diversidad de segmentos productivos.

A juicio del presidente de Oneport, José Mayor, es imprescindible poner en marcha medidas que posibiliten ganar competitividad en los servicios portuarios de practicaje, remolque y amarre: «Esta ha sido nuestra demanda histórica. La hemos puesto sobre la mesa antes, durante y seguirá estando sobre la mesa después de este periodo tan singular«.

Mayor, que ha explicado que durante el periodo de confinamiento, se trabaja con mayor dificultad, riesgo e impedimentos en el puerto, cree que no basta con que la Administración haga esfuerzos y sacrificios, pues «si unos se sacrifican y otros no, al final quedaremos anclados en una posición inmovilista, sin soluciones concretas y reales«.

Para los empresarios de la patronal, resultan interesantes medidas como la de reducir el coste para ocupaciones temporales cortas de mercancías en grandes cantidades, o las bonificaciones a la carga de los tráficos cortos y frecuentes tanto insulares como peninsulares.

Además, hace falta mantener la misma línea de apoyo con la actividad del suministro de combustibles y establecer bonificaciones a los buques de pesca que atraquen en el puerto para reparaciones y avituallamiento.