carrocería-planta-barcelona-nissan

La dirección de Nissan en Japón ha adjudicado a la planta de la Zona Franca de Barcelona la fabricación a partir de 2015 del nuevo turismo de la marca. La multinacional nipona ha dado ya el visto bueno a esta adjudicación al acoger de manera positiva el acuerdo para reducir los costes laborales cerrado en Barcelona con los sindicatos la semana pasada.

Este trabajo adicional supondría la capacidad de mantener una producción estable de dos turnos a pleno rendimiento, así como un nuevo contrato a los 300 empleados para que pasen a ser permanentes en lugar de temporales.

Asimismo, si la planta alcanza el pleno rendimiento permitirá obtener unas inversiones, además de las ya anunciadas, de unos 14 millones de euros.

El pasado día 17 de enero la compañía lamentaba haber perdido la oportunidad de fabricar el nuevo vehículo tras la rotunda negativa de los sindicatos, sin embargo, USOC, la primera fuerza sindical, aceptó firmar en solitario el pacto la semana pasada. El giro que permitió el acuerdo fue la propuesta alternativa elaborada por CCOO y UGT, con mayoría juntos en el comité, y que avalaron sus afiliados.

El vehículo adjudicado, Invitation, será el primer turismo que se producirá en la factoría de Barcelona, especializada en 4×4 y furgonetas comerciales, y competirá en el mercado con modelos como el Seat León o el Focus de Ford. Esto supondrá la creación de mil puestos de trabajo directos y 3.000 indirectos, además de una inversión de 130 millones de euros.

Las nuevas inversiones se suman a los más de 290 millones de euros de inversión anunciados en 2012 para la producción de un nuevo camión en la planta de Ávila y de nuevas piezas en la planta de Cantabria, así como para la fabricación del segundo producto 100% eléctrico de la compañía, la e-NV200 y la introducción de la 1tn Pick Up en la planta de Barcelona.

Según el consejero director general de Nissan Motor Ibérica, Frank Torres, en los próximos años la planta de Barcelona trabajará a “pleno rendimiento”, con una producción anual por encima de las 200.000 unidades y “manteniendo su atractivo” para producir nuevos modelos. “Teniendo en cuenta el actual entorno de crisis, esto no es solo un logro para Nissan, sino para toda la industria en este país» ha concluido.