UGT, el sindicato mayoritario en Ford Almussafes, ha alcanzado un acuerdo con la dirección de la marca en Europa para poder presentar una propuesta para fabricar sus modelos eléctricos y asegurarse la carga de trabajo durante los próximos años.

Será en la sede de la multinacional en Detroit donde se tomará la decisión final sobre quién fabricará estos nuevos vehículos, si la factoría valenciana o la fábrica de Saarlouis, en Alemania.

La noticia llega después de múltiples reuniones entre los sindicatos y la dirección de la fábrica, que propuso una bajada del 10% de los salarios, una reducción de las vacaciones y la ampliación de los turnos de trabajo para asegurar la competitividad de la factoría.

Por su parte, los sindicatos planteaban un acuerdo a cuatro o cinco años vista y se mostraron dispuestos a una «contención salarial» temporal, además de plantear la aplicación de ciertas medidas de flexibilidad condicionadas a la adjudicación de futuros vehículos eléctricos.

Desde la Asociación Valenciana de la Industria del Automóvil, se muestran optimistas ante el acuerdo alcanzado con la dirección de la marca, ya que permitirá a la fábrica «mantenerse en liza dentro del plan de reestructuración de la multinacional«.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px