Mercedes Benz Sprinter

La planta de Ludwigsfelde es, junto a la de Düsseldorf, las dos fábricas en las que se produce la Sprinter.

Mercedes Benz Vans está celebrando los 25 años tras la reunificación de la compañía en su planta de producción de Ludwigsfelde, en Alemania. El 1 de febrero de 1991, tan sólo cuatro meses después de la reunificación alemana, la empresa Treuhandanstalt, la agencia encarga de las privatizaciones de las antiguas empresas de Alemania del Este, y Daimler-Benz fundaban la empresa de vehículos comerciales Nutzfahrzeuge Ludwigsfelde.

Desde entonces, han salido de la planta más de 660.000 furgonetas. Además, durante el año del aniversario, Mercedes Benz preparará el terreno para la producción y el lanzamiento de la próxima generación de Sprinter, para lo que invertirá 50 millones de euros en la planta de Ludwigsfelde.

Además de la planta de Ludwigsfelde, también se utilizará la planta de Düsseldorf para la producción de la nueva Sprinter. En total, la marca alemana invertirá 450 millones para mejorar la competitividad de ambas plantas alemanas.

Se van a invertir 150 millones para su modernización, sobre todo, de sus instalaciones de carrocerías, pintado y montaje. En los últimos 25 años, Daimler ha abonado más de 750 millones para la mejora de esta fábrica.

Cuando se trata de la producción de vehículos inteligentes, la planta de Ludwigsfelde es la favorita para esta tarea. Es la única fábrica europea donde se producen las versiones abiertas de la Sprinter para una amplia gama de organismos, como los vehículos de obras de construcción, autocaravanas o ambulancias.

Es la tercera mayor planta de producción de furgonetas de Daimler con una extensión de 540.000 m², con un área de producción que ocupa aproximadamente 182.000 m². Dispone de una plantilla de alrededor de 2.000 personas, y desde 1991, 1.585 jóvenes han completado su formación allí.