La planta de Iveco en Madrid, donde se producen en exclusiva los camiones Stralis y Trakker, ha consolidado su posición como la segunda más eficiente del fabricante y la tercera entre las 64 de Fiat Industrial en todo el mundo, mejorando en dos puntos el nivel que tenía hace un año.

Estos datos han sido publicados por la última evaluación, realizada a finales de mayo por el sistema de gestión industrial World Class Manufacturing (WCM), que analiza periódicamente todas las plantas del grupo.

En los últimos meses la factoría de Madrid ha introducido mejoras en el desarrollo del producto y en las instalaciones, impulsadas por el lanzamiento industrial del nuevo Stralis, Truck of the Year 2013, y la nueva versión Euro 6, que arrancará próximamente.

Mejora del consumo energético

Entre esas mejoras destaca la nueva línea de preparación del kit de cableado, en la que se ha mejorado la ergonomía, reduciendo el espacio y el tiempo. El resultado es un zona de trabajo que ocupa un 56% menos de espacio y dejas libres 327 m², que ahora se podrán destinar a otras actividades. Al mismo tiempo se ha conseguido reducir en más de una hora el tiempo de elaboración de cada kit, mejorando sustancialmente la ergonomía y comodidad del puesto de trabajo e incrementado la productividad.

En el apartado medioambiental, la planta de Iveco en Madrid, que en la anterior auditoría había alcanzado la más alta puntuación y el nivel máximo de “excelencia”, situándose como la primera de Fiat Industrial en este campo, volvió a reducir este año el consumo energético por hora productiva en un 6,4% y se ha marcado el objetivo de una reducción similar para los próximos dos años. También ha incrementado el porcentaje de reciclado, que prevé sea del 85% a finales de 2013.

Aumento de la productividad

Desde que se incorporó al proceso de mejora continua que marca el sistema WCM, en 2008, la planta de Madrid  ha conseguido disminuir en un 78,6% los accidentes. Además, gracias a este sistema ha logrado una más rápida integración al proceso productivo de los nuevos empleados que se han incorporado a la empresa tras la aprobación del Plan Industrial, 430 personas en 2012 y más de 170 en lo que va de año.

El modelo WCM tiene como objetivo optimizar todos los procesos de producción y logística, mejorar la calidad del producto, reducir los costes de fabricación y aumentar la productividad, además de alcanzar la flexibilidad necesaria para responder rápidamente a las exigencias del mercado.

La planta de Iveco en Madrid fabricó el pasado año 15.230 vehículos, de los que el 90% se exportaron fuera de España a mercados de Europa, Asia, África, Oceanía y Sudamérica. En septiembre de 2012 inició la producción en serie del nuevo camión Stralis Hi-Way y en diciembre la del nuevo Trakker, el camión pesado off-road de Iveco.