La Sociedad de Estiba y Desestiba del puerto de Valencia, Sevasa-Sagep, contratará próximamente entre 150 y 160 estibadores, lo que conlleva un incremento de la plantilla cercano al 12%, tras un acuerdo firmado en agosto entre empresa y sindicatos.

El ingreso de los nuevos trabajadores se realizará de forma progresiva, según las necesidades, aunque la intención de la empresa de incrementar la plantilla, algo que los sindicatos venían reivindicando, demuestra el buen 2015 que está experimentando la instalación valenciana, sobre todo en lo que a tráfico de contenedores se refiere.

Durante el primer semestre de 2015, el puerto de Valencia ha experimentado un crecimiento del 11,2% en contenedores manipulados, hasta los 2.392.869 TEUs, que lo han establecido como el primer puerto de España en este tráfico.

El aumento de plantilla sólo responde a la necesidad de nuevas manos para cubrir el aumento de la actividad, por lo que no queda enmarcado en la negociación del convenio colectivo que mantienen desde hace meses empresa y trabajadores, y que se han visto paralizadas a raíz de la sentencia condenatoria del sistema español de la estiba por parte del Tribunal de Luxemburgo.

De hecho, tal y como señaló el nuevo director Sagep-Sevasa en Valencia, Román Ceballos, en una entrevista concedida a cadenadesuministro.es el pasado mes de abril, la situación nacional de la estiba es condición ‘sine qua non’ para poder continuar avanzando en el puerto de Valencia, por lo que el convenio ha quedado aparcado hasta que se produzca la modificación general para toda España.

Reducir los costes de la estiba

En este contexto, el presidente de Puertos del Estado, José Llorca, ha afirmado recientemente que el organismo está actualmente estudiando la propuesta conjunta de Anesco y los sindicatos para la reforma de la estiba.

Así lo ha señalado durante la toma de posesión del cargo por parte del nuevo presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, Aurelio Martínez, quien ha indicado en el mismo acto que los puertos españoles deben reducir sus costes en la estiba si no quieren perder tráficos en favor de las instalaciones de países vecinos.