Los trabajadores de la plataforma logística de Lidl en Narón, en la provincia de La Coruña, han paralizado durante 48 horas el almacén para exigir mejoras en sus condiciones de trabajo.

El seguimiento del paro ha sido total, según refieren desde la Confederación Intersindical Gallega, CIG, que explica que hace cuatro años Lidl impulsó la negociación de su propio convenio estatal para salirse del provincial, algo a lo que el sindicato ya se opuso entonces por considerarlo perjudicial y alejarse de los intereses del personal.

En este caso, el paro se ha convocado en protesta por el nuevo ‘convenio puente’ para 2021 y 2022 firmado en Madrid por la empresa junto a CCOO y UGT, pues para CIG, supone una pérdida de derechos, no responde a las demandas de la plantilla y solamente prevé una pequeña subida salarial, pero ninguna mejora social.

Tras recibir la convocatoria de huelga, la empresa propuso una mediación, fijándose una reunión con los sindicatos que obligó a posponer el inicio de los paros.

Durante este encuentro, como indican desde CIG, se trasladó a la empresa la voluntad de negociar una mejora de las condiciones, pero únicamente se les remitió al acuerdo estatal, lo que les llevó a mantener la convocatoria.

Según los datos del sindicato, los 150 trabajadores han secundado la huelga y no ha entrado nadie a trabajar en estas 48 horas. A la entrada de las instalaciones han permanecido trabajadores y delegados sindicales formando un piquete informativo.

Al no haber recibido ninguna respuesta por parte de la empresa, la organización sindical convocará una asamblea para decidir sus próximos movimientos.