repostaje diesel combustible

Lo apropiado sería vincular los impuestos especiales con las emisiones asociadas a cada combustible.

La Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos, AOP, ha celebrado su 25º aniversario en medio del desafío actual que supone para el sector la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética, que podría empezar a tramitarse próximamente.

En palabras de la AOP, la prohibición de la matriculación y venta de turismos y vehículos comerciales ligeros con motores de combustión interna a partir del año 2040 «no es una medida sensata«, pues restringe la libertad de los consumidores, creando una incertidumbre que desincentiva las inversiones, reduce la competitividad y retrasa las decisiones de compra.

Todo esto aumentaría más la antigüedad del parque automovilístico español y supondría mayores emisiones. Es por ello que la Asociación defiende que las tecnologías maduras «pueden y deben contribuir a la reducción de las emisiones» hasta que las incipientes sean más competitivas.

En sentido, los combustibles fósiles suponen una parte muy pequeña de las emisiones globales de carbono y que la sostenibilidad del vehículo eléctrico dependerá fundamentalmente del proceso de producción de la electricidad.

La equiparación de los impuestos del gasóleo y la gasolina no es una medida adecuada teniendo en cuenta que los diésel emiten menos CO2. Lo apropiado sería vincular los impuestos especiales con las emisiones de cada combustible, al mismo tiempo que se promueve la neutralidad tecnológica.

Evolución del sector de la refinería

Hasta que maduren las nuevas tecnologías, lo más eficiente será optimizar el consumo de energía y las emisiones en cada paso de la cadena, que comienza con la extracción del crudo y culmina con el uso del producto refinado.

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha aludido a la capacidad de la industria del refino para hacer frente a la nueva situación. Muchas refinerías ya han empezado su evolución con la incorporación de biocombustibles sostenibles o la producción de HVO.

Su intención es seguir invirtiendo en proyectos de I+D y nuevas tecnologías, como la generación de biocombustibles avanzados a partir de residuos o el hidrógeno verde, obtenido con fuentes energéticas renovables.

Desde AOP se ha advertido de los riesgos que entraña el anteproyecto para la competitividad de esta industria, que en el futuro suministrará combustibles bajos en carbono. Por su parte, las estaciones de servicio se convertirán en centros multiservicio, enfocados a un amplio abanico de soluciones energéticas.

Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica, ha subrayado que el texto de la nueva Ley no es definitivo y que el Gobierno está dispuesto a tener en cuenta a todos los sectores.