La más que previsible puesta en marcha de la Autopista del Mar de Vigo a lo largo de este año 2013 por parte de Suardiaz empieza a preocupar a los responsables del puerto de Gijón, el otro enclave español que ya explota un servicio de corta distancia con el puerto francés de Nantes desde septiembre de 2010 a través de la naviera LD Lines y donde también participa de forma minoritaria la naviera española.

En concreto a Rosa Aza, presidenta del puerto de Gjión, le incomoda que si se pone en marcha en este ejercicio la autopista de Vigo, el proyecto dispondrá de tres años más de subvenciones públicas que la linea Gijón-Nantes, que disfrutaría solo una año más de subvenciones, al agotar el plazo de cuatro años de ayudas oficiales que fijaba el concurso hispanofrancés para poner en marcha ambas líneas. Es decir, ambos proyectos solo competirían un año en igualdad de condiciones en cuanto a ayudas públicas se refiere. Cada línea recibe una subvención de 30 millones de euros según el concurso internacional durante cuatro años.

Así lo ha expresado la responsable del puerto asturiano en sendas entrevistas a La Nueva España y El Comercio de Gijón, donde deja claro que en “septiembre de 2014 se acaban las subvenciones para la de Gijón, mientras que la de Vigo, que hipotéticamente empezaría a funcionar este año o el próximo, las tendría durante varios años después de que se le acabaran a la de Gijón. Y eso afecta al precio”, asegura.

Ser rentable sin subvenciones

Por eso, Aza entiende que la línea de Gijón tiene que ser “rentable sin subvenciones para entonces” y adelanta a ambos rotativos locales que “estamos incrementando la comercialización y viendo si se puede triangular con un tercer puerto de otro país”.

En este sentido, la máxima responsable portuaria gijónesa también reconoce que la frecuencia en la línea es “esencial” y que se busca otro “puerto con carga que venga a España o Portugal” para lograr más mercancía aunque insiste en que “no tenemos ideas preconcebidas”.

En cuanto al anuncio sobre la posibilidad de que entre en funcionamiento un segundo buque en la autopista del mar, Rosa Aza entiende que “las condiciones de la subvención al proyecto establecían que un segundo barco vendría determinado por la necesidad de la carga”. Y la situación de España no es “boyante”, reconoce en clara referencia a la economía nacional. En cuanto al embarque de coches nuevos, “este año alcanzaremos los 25.000, casi el doble de los 13.000 del año pasado, que llegan al Puerto por ferrocarril”, destaca la presidenta.

Ante el panorama competidor que puede presentar el proyecto de Vigo, Aza pone como valor positivo el diferencial horario que presenta el trayecto de la autopista entre Gijón y Nates, de 14 horas de travesía, frente a la duración desde Vigo, que oscilará entre 24 y 26 horas.

Sin embargo, Rosa Aza no oculta que ver más camiones con conductor de Galicia y Portugal en la línea Gijón-Nantes que de Castilla y León le preocupó desde el principio porque “el tráfico acompañado es muy fácil que se cambie por la carretera, porque los precios están bajísimos”.