La Autoridad Portuaria de Sevilla tramita actualmente la oferta formalizada por una empresa nacional del sector naval, para explotar el astillero sevillano. Así lo ha asegurado el presidente del ente portuario, Manuel Fernández, que ha manifestado que la oferta goza de «viabilidad técnica y financiera» e implicaría un volumen de producción «quizá menor» respecto a la anterior etapa del astillero.

Tras casi 60 años de actividad, el astillero cesó completamente su actividad el 31 de diciembre 2011 tras una larga agonía financiera y económica. Tras su segregación de la antigua sociedad naval ‘Izar’, ciscunstancia que independizó al astillero hispalense de la SEPI en la que estaba integrado, el astillero entró en una lenta deriva hasta su adquisición por parte de los Astilleros de Huelva.

No obstante, la etapa de los astilleros bajo la gestión de los empresarios onubenses tampoco prosperó y, finalmente, las instalaciones fueron clausuradas al arrastrar la sociedad gestora una deuda de aproximadamente 193 millones de euros.

Actualmente una conocida empresa española del sector naval ha formalizado una oferta para obtener una «concesión administrativa» gracias a la cual poder reanudar la actividad del astillero con labores de «construcción y reparación» de barcos.

La Autoridad Portuaria, así, ha dado curso a esta oferta que, según ha explicado Manuel Fernández en la Cadena Ser, no tendría que implicar la convocatoria de un concurso público si no media ninguna «competencia», en referencia a otra propuesta diferente.

El máximo responsable del puerto ha reconocido que se trata de una «buena noticia«, pero al mismo tiempo ha pedido «prudencia» y «cautela» porque «estamos todavía al comienzo» de los trámites administrativos que, si todo va bien, podrían derivar en la reapertura de los astilleros.

Por su parte el concejal delegado de Empleo, Economía, Fiestas Mayores y Turismo del Ayuntamiento de Sevilla, Gregorio Serrano, ha manifestado toda la colaboración y el apoyo para llevar a cabo esta iniciativa. A pesar de que este proyecto está aún «en una fase extremadamente incipiente», pero, de cualquier modo, ha defendido que «el interés del Ayuntamiento, como no puede ser de otra manera, es que se establezca cuanto antes una industria que sustituya a la anterior«. 

Por otro lado, el puerto de Sevilla no tiene un plazo límite para licitar la obra del dragado de profundización del río, sin embargo si tiene fecha máxima para disponer los fondos europeos concedidos. Hasta el 31 de diciembre de 2015 ha dado la Comisión Europea como fecha límite para que el puerto pueda utilizar los fondos que corresponden al programa operativo 2007.2013.