Reunion del grupo cuatripartito en Zaragoza

Reunión del grupo cuatripartito en Zaragoza

El consejero de Obras Públicas, Urbanismo, Vivienda y Transporte del gobierno de Aragón, Rafael Fernández de Alarcón, ve posible que el paso ferroviario de Canfranc, en Huesca, se reabra en 2020, como está previsto, si en 2017 comienzan las obras para unir Bedous con la villa fronteriza.

Así lo ha indicado en declaraciones a los medios de comunicación este martes, tras participar en una reunión cuatripartita con representantes de los gobiernos de Francia, España y la región gala de Aquitania.

Los estudios del proyecto para unir Bedous con Canfranc deben estar terminados entre 2015 y 2016 para que el gobierno francés declare la utilidad pública de esta obra y los trabajos puedan comenzar en 2017, prolongándose dos o tres años, ha explicado Alarcón. El próximo mes de septiembre podrían comenzar las obras para enlazar Oloron con Bedous, que se prolongarán hasta 2016.

Por su parte, el secretario general de Infraestructuras del Ministerio de Fomento, Manuel Niño González, ha indicado que en los próximos meses se licitarán las obras del tramo Huesca-Canfranc, añadiendo que Fomento y el ADIF han actualizado los proyectos.

«La recuperación de la línea del Canfranc es técnicamente viable. Seguiremos trabajando para convencer, si queda alguien por convencerse, de que la recuperación de este ferrocarril, 50 años después, debe ser un objetivo internacional», ha dicho Alarcón.

A pesar de explicar que «todos los países priorizan, y ahora nuestras inversiones están en el sudoeste», como son las líneas de alta velocidad entre Burdeos, Dax y Toulose, Baudoin ha asegurado que no hay nada que impida la apertura de la línea en 2020 y ha recordado que se firmará un convenio con Aquitania en el que se incluirá una partida de 1,5 millones de euros destinados a este proyecto, según afirmado ‘El Periódico de Aragón’.

Ésta es la segunda reunión que se produce durante la presente legislatura, tras la primera celebrada en el mes de noviembre de 2011 impulsada por el Departamento de Obras Públicas, Urbanismo, Vivienda y Transportes del gobierno de Aragón.

Estudios elaborados

Fernández de Alarcón ha subrayado que durante esta nueva reunión se han repasado los resultados de varios estudios elaborados por el gobierno francés, en el marco del Memorando-Marco firmado por las cuatro administraciones en el 2010, «que permiten evaluar las obras en Francia y los tráficos esperados, que son de más de un 1,5 de toneladas y un número de viajeros oscilante pero suficiente para emprender cuatro viajes directos entre Pau y Zaragoza», ha indicado.

Durante este nuevo encuentro, en lo que corresponde a los tramos de la línea en la parte española, se ha puesto de manifiesto el convenio de colaboración suscrito entre el gobierno de Aragón y Adif para invertir más de 3,6 millones de euros entre ambas administraciones.

En virtud de este acuerdo se introducen mejoras técnicas en la línea férrea mediante la adecuación de algunos tramos para posibilitar la circulación de ferrocarriles de ancho europeo, con traviesa polivalente, es decir, con ancho ibérico y con ancho internacional, en el tramo Alerre-Plasencia del Monte, de 5,3 km de longitud. Con esta mejora, se renovará la vía con materiales de mejores prestaciones, que permitirá circular a mayor velocidad en este tramo.

El acondicionamiento de la línea y su reapertura están contemplado dentro del programa de inversión PITVI en transporte ferroviario para el periodo 2012-2024 del Ministerio de Fomento.

En la reciente XXII Cumbre hispano-francesa celebrada el pasado 27 de noviembre del 2013, España y Francia subrayaron, nuevamente, la importancia de avanzar en el estudio del proyecto de reapertura de la línea ferroviaria Canfranc-Pau.

Sin embargo, la falta de interés de Francia ha sido una de las principales conclusiones de la reunión del llamado Grupo Cuatripartito por la reapertura de la línea del Canfranc-Pau, que se celebró este pasado martes en Zaragoza.

De momento la apertura de la línea se mueve más en el terreno de los estudios, de las fases previas, que en el de las obras y las realidades. En la parte francesa, lo más inmediato es el tramo Olorón-Bedous, cuyas obras está previsto que comiencen en septiembre. Finalizarán, previsiblemente, en el 2016.

El siguiente paso sería la declaración de utilidad pública para el tramo Bedous-Canfranc, que depende del Gobierno francés. Son necesarios informes que prueben la necesidad de esta actuación, que no tendrá el visto bueno de París antes del 2017.

Por otro lado, Fernández de Alarcón ha destacado que «Aragón y Aquitania le piden a los gobiernos francés y español que recuperen esta línea que es parte de nuestra historia, de nuestra necesidad económica y cultural y que está prevista en las redes transeuropeas del transporte. Que la recuperen tan sólo cincuenta años después desde que se cerró».