Corredor Atlántico

Ocho ayuntamientos de España y Portugal, los puertos de Aveiro y Leixões, puerto de Oporto, y la Asociación Cylog, en la que se reúnen los enclaves logísticos de Castilla y León, han impulsado la creación de un «grupo de interés» para acceder a fondos de la Unión Europea y hacer más competitivo el Corredor Atlántico.

La formación de este grupo de interés tiene como fin la potenciación del Corredor Atlántico, la mejora de su competitividad, estimular la implantación de nuevas empresas, reducir la emisión de gases efecto invernadero e impulsar el transporte multimodal, según ha explicado el Ayuntamiento de Valladolid, cuyo alcalde, Javier León de la Riva, ha firmado el pasado 18 de julio, en la localidad portuguesa de Aveiro, el protocolo para crear esa alianza.

Además de la localidad vallisoletana, se han unido los consistorios de Salamanca, Ciudad Rodrigo, por parte de Castilla y León, y  Figueira da Foz, Aveiro, Coimbra, Viseu y Guarda, por la de Portugal.

Para el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, con el acuerdo firmado en Aveiro se da «un paso decisivo» para convertir este eje en la puerta de entrada y salida de mercancías para el resto del continente europeo.

Se trata de un proyecto que arrancó en 2004 con la firma del primer convenio de colaboración entre los puertos de Aveiro y Leixões, la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Salamanca. En octubre de 2011, la Unión Europea avaló este eje calificándolo como «Corredor Prioritario Europeo» y situándolo en la primera línea de la política europea del Transporte y la Logística.

Ahora, la unión de todos los agentes relacionados con el corredor y la elaboración de proyectos comunes «permitirá acceder a los fondos comunitarios (2014-2020) destinados a la potenciación de los Corredores de Mercancías definidos por la Unión Europea».

«Desde el principio hemos querido hacer de nuestra ubicación estratégica una oportunidad», ha sostenido Mañueco, al tiempo que ha considerado la creación de este grupo como el punto de partida para buscar «aún con más fuerza», el crecimiento del conjunto por encima de los proyectos individuales porque «el interés general favorece cada uno de nuestros intereses particulares».